sábado, 21 de noviembre de 2009

martes, 17 de noviembre de 2009

Compositoras:Louise Farrenc.



Desde siempre los hombres han intentado hacer desaparecer a la mujer del arte, la ciencia y de cualquier otro campo del saber.
Los griegos incluso pensaban que si la mujer estudiaba se le secaba la matriz...
MOLIERE (Siglo XVlI) temió a las mujeres sabias y se burló de las «latiniparlas».
T.Herbert SPENCER (siglo XlX) desarrolló la teoría de que la actividad intelectual era incompatible con procreación y por tanto las mujeres no debían estudiar.
Fray LUÍS de LEÓN (siglo XVI) no se desmarcaba del sentir masculino de su época cuando dice que «...la Naturaleza no las hizo para el estudio de las ciencias, ni para los negocios de dificultades, sino para un solo oficio simple y doméstico: así las limitó el entendimiento y, por consiguiente, les tasó las palabras y razones»;
GALDÓS (siglo XIX) estaba seguro de que «el mayor encanto de la mujer reside en su ignorancia".
Todo ello ha quedado en el subconsciente popular colectivo y como dice el refrán español, «Mujer que sabe latín no puede tener buen fin, ..... y así la situación fue y aún es deplorable para la mayoría de ellas.
El campo de la Música no ha sido ajeno a esta marginación, aun tratándose de mujeres tan relevantes como J.L.Farrenc,nombrada Profesora de piano del Conservatorio de París en 1842.
Jeanne-Louise Farrenc (1804-1875) fue hija de una notable familia de artistas, entre quienes se encontraba su propio padre, Jacques-Edme Dumont, escultor que obtuvo el Premio de Roma. Alumna de Anton Reicha,y esposa del flautista y editor de música Aristide Farrenc en 1821.
Louise Farrenc no fue, una compositora ocasional.su catálogo incluye 51 obras, desde la música de cámara :dos quintetos, un sexteto y un noneto, (estrenado en 1850 por el prodigioso violinista de 19 años en aquel entonces, Joseph Joachim, quien estrenarla el Concierto para violan en Re, de Brahms, casi 30 años después en Leipzig )a la orquestas, incluyendo tres ciclos de estudios para piano, dos oberturas de concierto y tres sinfonías, amén de obtener numerosos premios, incluyendo el prestigioso Prix Chartier de la Academia de Bellas Artes en dos ocasiones, en 1861 y 1869.
En vida publicó 41 de sus 51 opus numerados, no sólo en Francia, sino en Inglaterra y Alemania; quedaron inéditas sus sinfonías y oberturas, las cuales fueron, empero, estrenadas con gran éxito no sólo en Francia, sino en Dinamarca, Bélgica y Suiza.
Al morir pasó prácticamente al olvido.
En una época como la nuestra, en que el género "masculino" o "femenino" se suele anteponer a cualquier valoración estética, las composiciones de Farrenc nos recuerdan que sólo hay una razón para que una obra perviva entre nosotros: no su sexo, ni su raza ni su edad ni su condición social, sino únicamente su calidad estética, que en este caso es innegable y sorprendente.

sábado, 7 de noviembre de 2009

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Inauguración del curso.

Ayer tuvo lugar el acto de inauguración del curso.
Nuestros compañeros Enrique Busto y Javier Sanchez nos ofrecieron un estupendo concierto y se entregaron los premios del Concurso Santa Cecilia de Interpretación y Música de Cámara.